24.5 C
Málaga
24/05/2022
101tv
Salud

El Materno inicia un proyecto de seguimiento a largo plazo del cáncer infantil para prevenir secuelas

El Hospital Materno Infantil ha puesto en marcha el proyecto ‘Misión: Futur@’, un servicio personalizado de seguimiento a menores que han superado un cáncer cuyo objetivo es prevenir y tratar secuelas una vez han finalizado el tratamiento de su enfermedad.

Con este proyecto se pretende hacer una atención más individualizada, centrada en los problemas de salud que pueden surgir una vez el paciente termina el tratamiento indicado por el proceso oncológico.

Este martes, 15 de febrero, se celebra el Día Mundial del Cáncer Infantil, y como cada año, profesionales del centro sanitario, junto a la Agrupación de Desarrollo Unidos contra el Cáncer, han leído un manifiesto en el exterior del centro sanitario para mostrar el apoyo a las familias y a los menores que se hallan en un proceso oncológico.

Al mismo han acudido las entidades sociales que prestan apoyo en el hospital: la Fundación Olivares, AVOI, Aspanoma, Fundación Infantil Casa Ronald Mc’Donald, Fundación Cesare Scariolo, AECC, Cudeca, Asamma, Fmaec y un representante del Área de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga. También ha estado presente el delegado de Salud y Familias en Málaga, Carlos Bautista.

Durante el acto, los responsables del Hospital Materno Infantil, centro dependiente del Hospital Regional Universitario de Málaga, han informado de la puesta en marcha del proyecto ‘Misión: futur@’. Esta consulta funcionará inicialmente siete días al mes, donde serán valorados los pacientes por un facultativo y una enfermera de la Sección de Oncología pediátrica con experiencia en el seguimiento de este tipo de pacientes y sus peculiaridades.

Cada año, en este centro sanitario se diagnostican 70 nuevos casos, sumando tumores sólidos y leucemias. La jefa de servicio de Pediatría, Esmeralda Núñez, ha señalado que «la supervivencia del cáncer pediátrico ha experimentado en las últimas décadas un cambio exponencial, alcanzando hoy día el 81% de forma global a los cinco años, debido a la mejora de las terapias y el tratamiento de soporte».

Esto, ha agregado, trae consigo un aumento en el número de supervivientes de estas enfermedades que se atienden en la consulta. Sin embargo, ha añadido que «estas excelentes cifras de supervivencia traen consigo una considerable prevalencia de secuelas» puesto que hasta el 70% de los supervivientes van a tener secuelas y el 40% pueden llegar a ser graves, afectando fundamentalmente al crecimiento, desarrollo sexual, sistema hormonal, riesgo cardiovascular, sin olvidar los problemas psicoafectivos.

Por este motivo, la Dirección del Materno Infantil ha decidido poner en marcha la consulta de seguimiento a largo plazo. «Hoy en día, no sólo se trata de curar a los niños, si no de curarlos mejor», ha afirmado Guiomar Gutiérrez, facultativa de la unidad de Oncología pediátrica, por eso se apuesta por el desarrollo de la medicina de precisión que aspira a individualizar los tratamientos, adaptándolos a cada paciente, a su grupo de riesgo y a las características moleculares de cada tumor, reduciendo los efectos secundarios derivados de fármacos.

SECUENCIACIÓN MASIVA

Este tipo de medicina va de la mano de la introducción de la secuenciación masiva en el proceso diagnóstico de los tumores infantiles. Se trata de identificar determinadas alteraciones del ADN del tumor que permitirán atacarlo con tratamientos específicos (terapias dirigidas). En el último año y medio se han secuenciado en el Hospital Materno medio centenar de casos de cáncer infantil, gracias a la colaboración con el Laboratorio de Biología molecular del centro CIMES, lo que ha condicionado que a día de hoy se estén tratando niños con tratamientos dirigidos.

Mientras este tipo de medicina no se pueda emplear de forma generalizada, resulta importante la implantación de estas consultas, donde además de las pruebas necesarias para la detección de una posible recaída de la enfermedad, se realizará una valoración integral del superviviente, detectando secuelas y toxicidades, tanto derivadas de la propia enfermedad como del tratamiento recibido.

«A menudo estos pacientes requieren ser seguidos por distintos especialistas para así conseguir un abordaje multidisciplinar, tan importante en estos casos y será el oncólogo pediátrico quien se encargará de llevar a cabo esta coordinación», ha explicado Gutiérrez. Asimismo, en la misma se valorarán aspectos sociales y psicológicos para conocer si su recuperación y posterior reintegración en su vida habitual se ha realizado de forma satisfactoria.

En esta consulta además de los aspectos anteriores, se proporcionará información acerca de su enfermedad pasada y cuáles son las toxicidades y secuelas que padece y que podrían aparecer en el futuro, recalcando así la importancia de seguir con los controles médicos para poder detectarlas y para la promoción de hábitos de vida y alimentación saludables.

Artículos relacionados

Europa llega a los 85 casos de viruela del mono, según el ECDC

101 tv

Simón, sobre la viruela símica: «No es una enfermedad con transmisión importante, pero la precaución tiene que existir»

101 tv

¿Cómo cambia el cerebro durante el tratamiento de la depresión?

101 tv
X