19.9 C
Málaga
25/05/2022
101tv
Salud

Los supervivientes de un ataque al corazón pueden ser menos propensos a desarrollar el Parkinson

Las personas que han tenido un ataque al corazón pueden ser ligeramente menos propensas que la población general a desarrollar la enfermedad de Parkinson más adelante en la vida, según una nueva investigación publicada en el ‘Journal of the American Heart Association’, una revista de acceso abierto y revisada por pares de la Asociación Americana del Corazón.

La enfermedad de Parkinson es un trastorno cerebral caracterizado por la pérdida progresiva del movimiento físico, incluyendo temblores, habla lenta o arrastrada, y/o rigidez o rango limitado de movimiento para caminar y otras actividades físicas. No tiene cura y se asocia a cambios de comportamiento, depresión, pérdida de memoria y fatiga.

El parkinsonismo secundario, que presenta síntomas similares a los de la enfermedad de Parkinson, puede estar causado por un accidente cerebrovascular, medicamentos psiquiátricos o cardiovasculares, u otras enfermedades.

«Hemos encontrado previamente que después de un ataque al corazón, el riesgo de complicaciones neurovasculares como el accidente cerebrovascular isquémico (accidente cerebrovascular causado por un coágulo) o la demencia vascular es notablemente mayor, por lo que el hallazgo de un menor riesgo de la enfermedad de Parkinson fue algo sorprendente», explica el autor principal del estudio, Jens Sundboll, doctor en los departamentos de epidemiología clínica y cardiología en el Hospital Universitario de Aarhus (Dinamarca).

Según resalta, «estos hallazgos indican que el riesgo de la enfermedad de Parkinson no aumenta, al menos, después de un ataque al corazón y no debería ser una preocupación para los pacientes o un enfoque preventivo para los médicos en el seguimiento».

Reconoce que «no se sabe si esta relación inversa con el riesgo de la enfermedad de Parkinson se extiende a las personas que han tenido un ataque al corazón. Por lo tanto, examinamos el riesgo a largo plazo de la enfermedad de Parkinson y el parkinsonismo secundario entre los sobrevivientes de un ataque al corazón», apunta.

Los investigadores examinaron los registros de salud del Servicio Nacional de Salud de Dinamarca. Compararon el riesgo de la enfermedad de Parkinson y el parkinsonismo secundario entre unos 182.000 pacientes que tuvieron un primer ataque al corazón entre 1995 y 2016 (edad media de 71 años; 62% hombres) y más de 909.000 controles emparejados por edad, sexo y año de diagnóstico del ataque al corazón. Los resultados se ajustaron a una variedad de factores que se sabe que influyen en el riesgo de ataque cardíaco o de enfermedad de Parkinson.

A lo largo de un seguimiento continuo máximo de 21 años, después de ajustar una amplia gama de posibles factores de confusión, el análisis encontró que, en comparación con el grupo de control había un 20% menos de riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson entre las personas que habían sufrido un ataque al corazón y un 28% menos de riesgo de parkinsonismo secundario entre los que tuvieron un ataque al corazón.

«Para los médicos que tratan a los pacientes después de un ataque al corazón, estos resultados indican que la rehabilitación cardíaca debe centrarse en la prevención del accidente cerebrovascular isquémico, la demencia vascular y otras enfermedades cardiovasculares como un nuevo ataque al corazón y la insuficiencia cardíaca, ya que el riesgo de Parkinson parece disminuir en estos pacientes, en comparación con la población general», recomienda Sundboll.

El ataque al corazón y la enfermedad de Parkinson comparten ciertos factores de riesgo, encontrándose un mayor riesgo entre los hombres mayores y un menor riesgo entre las personas que beben más café y son más activas físicamente. Sin embargo, es interesante que algunos factores de riesgo clásicos para un ataque al corazón -como el tabaquismo, el colesterol alto, la presión arterial alta y la diabetes de tipo 2- están asociados con un menor riesgo de la enfermedad de Parkinson.

En general, un mayor número de pacientes que han sufrido un ataque al corazón fuman y tienen el colesterol elevado, lo que podría explicar el riesgo ligeramente reducido de padecer la enfermedad de Parkinson entre los supervivientes de un ataque al corazón.

«Hay muy pocas enfermedades en este mundo en las que fumar disminuye el riesgo: La enfermedad de Parkinson es una, y la colitis ulcerosa es otra. Fumar aumenta el riesgo de las enfermedades más comunes, como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y las pulmonares, y definitivamente no es bueno para la salud», señal Sundboll.

Artículos relacionados

Europa llega a los 85 casos de viruela del mono, según el ECDC

101 tv

Simón, sobre la viruela símica: «No es una enfermedad con transmisión importante, pero la precaución tiene que existir»

101 tv

¿Cómo cambia el cerebro durante el tratamiento de la depresión?

101 tv
X